menu
 
Loading...
Actualidad schedule Hace 12 meses visibility 2.3K
Muchas veces no pensamos que un simple acto de compasión pueda causarnos daños tan graves. Eso fue lo que vivió Marcelo Ojeda, un joven de 16 años originario de Mascota, Jalisco quien perdió la vista luego de jugar con unos perros de la calle.

A pesar de que Marcelo tenia una gripa horrible y sus ojos no dejaban de llorar a causa de los malestares, sabía que no podia faltar a la escuela pues tenía que presenter un examen final.

En el camino, el joven se encontró con unos pequeños perros callejeros que se encontraban en medio de mucha basura e incluso entre su propio excremento, sin embargo, el joven no pudo evitar sentarse un momento a jugar con ellos.

Al llegar a la escuela, Marcelo tenía muchas ganas de ir al baño pero no tuvo tiempo ni de lavarse las manos, por lo que entró de inmediato a presenter su examen. Un par de dias despues, el chico comenzó a sentir una enorme picazon en sus ojos y no solo eso, tambien noto algo de irritación y muchas lagañas.
Google+ Twitter Facebook
Loading...

Etiquetas Destacadas